El Hotel

El Hotel Talabart se singulariza por ofrecer a sus visitantes, ya sean del hotel o restaurante, un ambiente tranquilo y familiar, ofreciendo una excelente cocina casera propia de la Val d’Aran y de mercado.

Es ideal para encuentros de motoristas, ciclistas, colonias deportivas infantiles, vacaciones familiares, viajan …, y para todas aquellas personas que quieren disfrutar de unos días de paz y tanquil·litat en un entorno de naturaleza, calma y la belleza montañosa aranesa.

Desde el Hotel Talabaert se pueden preparar gran cantidad de salidas y excursiones a lugares idílicos del Valle de Aran (Saut deth Pish, Ueths deth Joeu, Artiga de Lin, pistas de esquí de Baqueira Beret …) , también a poblaciones del valle como Vielha, la capital, (la iglesia de San Miqueu de transición del románico al gótico, el Palacio de Hielo, Museo de la Val d’Aran), Salardú, Garós, Artis, Vilamós, Bossòst. .., así como también en zonas de fácil acceso del sur de Francia como Luchon, Saint Gaudens, la catedral de Saint Bertrand de Comminges … la Vall de Boí queda a una hora de coche donde podremos disfrutar del mejor románico de los Pirineos, visitar y disfrutar de las iglesias románicas de San Clemente de Taüll, Santa Eulalia de Erill la Vall …, así como acceder al Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio.

Sin embargo, en el pueblo, están las instalaciones de spa termal, Termas Baronía de Les, así como también naturaleza (senderismo, parque de aventura …) y Deportur (rafting, hidrospeed …), lugares donde pasar unos buenos ratos lúdicos y de aventura. En el pueblo de Les hay una industria singular como es la del caviar (Caviar Nacarii), donde se pueden hacer visitas guiadas y compra de latas de caviar. En la vecina población de Bossòst y subiendo el puerto del Portillón podemos visitar Aran Park y observar animales salvajes como osos pardos, lobos europeos, lobos árticos, linces, nutrias, corzos, rebecos, ciervos, marmotas, buitres …

Dispone de un amplio aparcamiento para vehículos y una extensa zona ajardinada con césped y una piscina y zona de juegos infantiles, donde los más pequeños pasará agradables ratos lúdicos y de relax. Apto también para hacer buenas estancias de descanso y lectura bajo la sombra de los sauces y los abetos.

Historia

En 1942 en Can Talabart, una casa particular, viven Paulina Benosa (Bossòst), Ton Boya (Les) y Agustín Boya (Les), hijo de ellos dos; comparten su hogar en una especie de “casa de comidas” de la época, dando de comer a los transeúntes del pueblo, también a militares y trabajadores de la central eléctrica.

No es hasta 1960 con la boda del hijo Agustín con la Lolita Quintana (Vilaller – Fonda Mas). La idea inicial de dar comida y hospedar viajantes, se amplía, hasta el punto de que en 1964 se reforma la parte delantera.

En 1972 se unen las dos casas, la particular y el hostal, levantando un piso. A partir de entonces se empiezan a realizar diferentes modificaciones, hasta que en 1987 las reformas son muy importantes el hotel alcanza un total de 25 habitaciones con baño.

La parte inicial de “casa de comida”, es decir, el restaurante, sirve a muchos ciudadanos franceses y a las personas que se hospedan en el hotel.

Actualmente la dirección y gestión del hotel y restaurante recaen en el nieto de Ton y Paulina, en Tonho Boya y su mujer Carmen Viló, con la ayuda de Lolita, madre de Tonho.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies